sábado, 11 de enero de 2014

Juan Pablo Pereyra mudó sus goles a Almirante Brown

Héctor Rivoira quería dos atacantes para el segundo semestre y la dirigencia cumplió porque, tras la llegada de Tobías Figueroa, el ex Ferro se incorporó al Mirasol. A su vez, Gastón Giménez rechazó una oferta de Chile y se queda. Mientras la pretemporada tiene epicentro, desde el domingo, en Santa Teresita, Héctor Rivoira encontró eco a su pedido, puesto que se llevó para la arena y playas a Juan Pablo Pereyra, quien se incorporó el pasado viernes al plantel aurinegro. El ex jugador de Atlético Tucumán, Estudiantes de La Plata y que proviene de Ferro, firmó contrato el jueves de la semana pasada, por un año y medio (hasta junio de 2015), y se transformó el segundo delantero que pidió Rivoira para etapa decisiva de la B Nacional. Así, el entrenador ya tiene los dos atacantes que pretendía (a Pereyra lo conoce de su paso por Atlético Tucumán, en donde ambos festejaron el ascenso a Primera División), ya que primero había arribado el juvenil de Belgrano de Córdoba, Tobías Figueroa. Pero, además, Rivoira se fue a la Costa Atlántica con más tranquilidad aún, puesto que el volante, Gastón Giménez, desestimó la chance de irse a jugar a Chile, con lo cual lo cuenta dentro del plantel. A todo esto, la dirigencia inició gestiones para sumar a un volante más, y se apunta a Augusto Alvarez, ex jugador de Douglas Haig de Pergamino, Desamparados de San Juan y que se estaría desvinculando de Gimnasia de Concepción del Uruguay. De todos modos, la única chance del Mirasol de incorporar al jugador es que se aleje de la entidad entrerriana por falta de pago, puesto que Almirante ya hizo uso de los dos cupos que disponía. A todo esto, Héctor Rivoira cuenta como si fuera un refuerzo más la recuperación de Iván Centurión, quien se sumó a la pretemporada tras seis meses de inactividad por una lesión en la rodilla derecha y, posterior complicación con una bacteria intrahospitalaria. En contra partida, Jonathan Casasola y Víctor Ormazábal rescindieron sus contratos y ya se desvincularon de Almirante Brown. Por otro lado, el plantel de Almirante transpira en Santa Teresita, en donde seguirá hasta el viernes venidero. Ese día se despedirá de la ciudad balnearia con el único amistoso pactado en la costa, que será ante Riestra. En tanto, tras el regreso a Buenos Aires, el equipo del Chulo jugará el 21 de enero contra Tristán Suárez, en Ezeiza, mientras que se gestiona un amistoso contra la tercera división de Racing, de cara al debut en 2014, que será el 8 febrero frente a Banfield. DIARIO POPULAR

No hay comentarios: