miércoles, 24 de abril de 2013

Estudiantes dejó en ridículo a River

En Catamarca, el equipo de Caseros ganó por 1-0 con un gol de Ruiz y dio el batacazo eliminando a los de Núñez. Ramón Díaz se enojó con la gente del Millonario que insultaba a los jugadores. Cuando River empezaba a intentar olvidar los últimos años de malaria y tristeza con un buen andar en el torneo local, volvieron a aparecer viejos fantasmas y anoche, aquí, su rica historia sufrió otra mancha. Quedó eliminado en su debut en la Copa Argentina ante Estudiantes de Buenos Aires, un equipo que juega en la B Metropolitana, la tercera categoría del fútbol argentino. Y su actuación fue opaca, floja, como para que no haya lugar para excusas de ningún tipo. Ramón Díaz dejó en claro que su prioridad es el torneo local y quizás tuvo un exceso de confianza al poner un equipo de suplentes que no estuvieron a la altura de las circunstancias y de juveniles que dejaron en evidencia que les falta madurar para jugar en Primera. El Pelado dijo que la línea de tres en el fondo no le estaba dando resultados y por eso en el torneo Final cambió por una de cuatro para estar más a resguardo en defensa. Sorprendió entonces que aquí pusiera tres hombres atrás justo con un equipo con escaso rodaje y con la presencia de dos juveniles como Esteban Espíndola López y Sebastián Silguero, quienes estuvieron acompañados por Jonathan Bottinelli, de flojo partido. El técnico y su hijo Emiliano fueron a ver a Estudiantes en un partido de la B Metropolitana, pero evidentemente no tomaron nota de que Pablo Ruiz podía complicar por el costado izquierdo del ataque, ese que custodiaron Espíndola López y Augusto Solari, un mediocampista que va mejor de lo que vuelve. De todas maneras, en los primeros minutos River demostró la diferencia de jerarquía entre un equipo y otro, y tuvo dos tiros en los palos en los pies de Rodrigo Mora. El uruguayo tiene el arco completamente cerrado y no supo aprovechar el mano a mano que tuvo a los 5 minutos y que fue devuelto por el palo izquierdo, ni el tiro libre que dispuso a los 14 y que impactó en el travesaño. La actuación de Mauro Díaz fue intermitente. Su problema fue el de casi siempre: insinúa mucho, pero le cuesta darle la última puntada a las jugadas. River ofrecía una mejor imagen, pero con el correr de los minutos, y cuando Estudiantes se sacó las inhibiciones de encima y empezó a presionar más adelante y a jugar por las bandas, el desarrollo se emparejó. El conjunto de Caseros merodeó el arco de River en un par de ocasiones. Y sobre los 34 sorprendió a todos con el gol del histórico 1 a 0: en una jugada en la que Estudiantes apretó en un lateral mal sacado por Bottinelli, se sucedieron una serie de errores en las cercanías del área de River que terminaron con una entrada a la carrera de Pablo Ruiz, quien le pegó seco y lejos del alcance de Leandro Chichizola. Estudiantes pudo haber aumentado con un tiro de Diego Figueroa que dio en el palo, y antes del cierre Solari desaprovechó una buena ocasión para empatar. River fue puro nerviosismo y desconcierto en el segundo tiempo. Tanto, que pese a la desventaja recién tuvo su única chance de gol a los 26, cuando Martínez mandó un centro y el cabezazo cruzado de Carlos Luna se fue apenas afuera. Los cambios tampoco le dieron resultado a Ramón, que esta vez no arriesgó pese al resultado. Estudiantes tuvo su noche soñada. Y River lo sufrió. clarin

No hay comentarios: