domingo, 21 de julio de 2013

Entre la pelota y La Cámpora

Uno de los refuerzos de la Lepra, Lucas Parisi, contó su relación con la política y su participación en la agrupación kirchnerista.
De herencia familiar, le gusta la política. Su padre, Omar, fue intendente de Luján de Cuyo y actualmente es el titular del IPV Instituto Provincial de la Vivienda). Desde hace un tiempo eligió participar en La Cámpora, una agrupación que despierta amor y odio por igual. Lucas Parisi, uno de los refuerzos de Independiente Rivadavia, se animó hablar de otras de sus pasiones. –¿Cómo empezaste por el interés en la política? –Vengo de una casa donde siempre se habló y se vivió la política. No sólo yo, sino también, mis viejos, mis hermanos y muchos de mis familiares. Desde lo familiar siempre estoy ligado. –Entre los jugadores de fútbol, ¿se habla de este tema? –Cuando me tocó estar en Maipú se hablaba pero poco. En San Juan se hablaba bastante y los que no estaban al tanto les interesaba, se acercaban y te consultaban. Acá en Independiente todavía el tema no ha salido, pero creo que en algún momento se irá hablar. –¿Porqué elegiste militar en La Cámpora? –Se da porque estoy de acuerdo con el proyecto nacional y popular de Cristina Fernández de Kirchner. Es importante la participación en la política, principalmente de los jóvenes. Pero en general de toda la sociedad. Está bueno hablar de política y participar desde donde uno puede. No hace falta la militancia activa pero es importante hablar, leer un diario y tratar de informarse. Desde ese lado me parecía importante en algún momento salir a bancar este modelo de país. Por eso llegué a La Cámpora. –¿Cuáles son las actividades de La Cámpora? –Trabajamos todo el año. Se hace desde tareas solidarias y hasta por ahí nos hacemos cargo, entre comillas, de cosas que les tocarían a algún municipio o unión vecinal. También es verdad que la sociedad está muy partida y enfrentada . Me ha pasado de escuchar cosas como que La Cámpora esto o lo otro. Por ahí estando adentro te sorprende los comentarios de alguien que está al lado tuyo porque lo escuchó o le dijeron. Con la participación y la información se pueden subsanar o sortear un montón de dudas saber realmente que es lo que se hace. –Es una agrupación que despierta opiniones muy diferentes... –El nombre de La Cámpora tomó relevancia por los medios que están en contra del Gobierno y les interesa generar una mala predisposición hacia una agrupación que se destaca por estar los 365 días del año y no en una época electoral. Todos los partidos tienen juventud y chicos que participan en política. Me parece muy bueno que así lo hagan. Por ahí no compartimos lo ideológico pero la participación siempre es buena. Del debate siempre salen cosas. Tampoco somos dueños de la verdad y esta bueno la participación de otros sectores. –¿Te pasó de que te hablen mal de La Cámpora sin saber que vos sos integrante? –Sí. Me pasa en todos lados. Incluso en mi casa con algún invitado o algún amigo que hace mucho tiempo que no ves. Pasa en el fútbol. Cuando entrás al vestuario o a la cancha quedan totalmente de lado. Esto es un trabajo y tengo la suerte de hacer lo que me gusta. Trato de separar las cosas. “Mi prioridad es el fútbol” Los fines de semana para los futbolistas son de trabajo. Pero Parisi se hace un tiempo para dedicarlo a la agrupación. “No es complicado. La vida del jugador te quita mucho tiempo en viajes y concentraciones pero en otras épocas tenés mucho. Lo aprovechó para eso”, dijo. –En el corto plazo, ¿te interesaría ocupar algún cargo político? –No sé. Por ahora estudio derecho. Mi prioridad es el fútbol. Lo otro pasa a un segundo plano. Cuando me lo permite trato de estudiar y militar acompañando a los chicos de La Cámpora. –¿Influyó la llegada de tu papá a la CD de Independiente? –Todos los años se nombra lo mismo. Dijeron lo mismo cuando estuve en Maipú. Lo que tiró es la oportunidad de jugar un Nacional B y en un club más importante como Independiente. No influyó porque puede tener poca incidencia desde el lugar donde está. En el día a día se ve el trabajo de cada uno. DIARIO UNO

No hay comentarios: