domingo, 7 de julio de 2013

Experto en penales y en fe

José Pablo Burtovoy fue clave en las definiciones por penales que depositaron a Brown de Adrogué, por primera vez en su historia, en la B Nacional. Su leyenda había arrancado en Paraguay hace 15 años. Pasaron quince años y sin embargo perdura para los hinchas de Colón la imagen de José Pablo Burtovoy convirtiéndose en héroe en un colmado estadio Defensores de Chaco, con miles de hinchas paraguayos sorprendidos por la eliminación de su aguerrido Olimpia de la Copa Libertadores. El entonces juvenil arquero de Colón (había jugado en 1993 el Mundial Sub 17 para Argentina) atajó cuatro penales en la serie de desempate, tras quedar equiparados resultados y goles de los cotejos de ida y de vuelta, y le permitió al equipo santafesino avanzar por primera vez en su historia a los cuartos de final. Ahora Burtovoy es el arquero de Brown de Adrogué y su capacidad para los penales fue un factor primordial para el inédito ascenso a la B Nacional.
En un equipo que se destacó por su buen juego, Burtovoy volvió a llenarse de méritos en la semifinal y luego en la final del Reducido que determinó el salto a la principal división del ascenso nacional. Tras dos 1-1 entre Platense y Brown, el pase a la final se definió desde los once metros: Burtovoy atajó los remates de Jorge Medina, Alan Sánchez y Diego Molina (lo vencieron Facundo Talín y Adrián González), mientras que para Brown anotaron Martín Fabro, Cristian Bordacahar y Leonel Unyicio; y se lo atajaron a Agustín Schmidt. La final con Almagro arrojó una victoria por bando, con idéntico resultado 2 a 0, y en los penales Burtovoy tapó los disparos de Fabricio Pedrozo y Daniel Franco (convirtieron Vera, Iglesias y Lillo). Por Brown convirtieron Martín Minadevino, Martín Fabro, Cristian Bordacahar y Oscar Villamayor, mientras que desviaron Unyicio y Schmidt. Así se selló el ascenso del equipo dirigido técnicamente por Pablo Don Ramón Vicó, gran personaje del club de Adrogué. En su diálogo con Clarin.com, Burtovoy reveló: "Al finalizar el segundo partido con Almagro, justo antes de comenzar la serie de penales, hubo un hecho muy emocionante. Nos reunimos todos los jugadores y surgieron palabras desde el corazón: que los dos equipos agotaron sus fuerzas y que la diferencia iba a estar en la fe. Esperábamos de rodillas en cada disparo y finalmente nuestra fe hizo la diferencia. Es un tema muy especial, difícil de explicar: hay jugadores con más experiencia que tenemos que hacer que nuestros compañeros crean". El arquero de 36 años y nacido justamente en Santa Fe, agregó: "Mi mejor versión como futbolista la logro a través del crecimiento de mis compañeros". Burtovoy resaltó que "este proceso de Brown se desarrolló en un silencio total y fue recompensado en público recién al final". Y aseguró: "Sabíamos que los favoritos para la mayoría eran otros equipos más populares. Sabemos que es así, nosotros logramos abstraernos para ser mejores futbolistas y mejor equipo y hemos ido creciendo y creyendo. Sabíamos que si creíamos, podíamos lograr el objetivo y así se dio. Fue algo muy emotivo, como una película". La trayectoria del arquero, en Argentina y el exterior, es extensa: Ferro Carril Oeste (1993-96), Colón (1996-2000), Veracruz de México (2000-01), Belgrano (2001-02), Arsenal (2002-03), Chacarita Juniors (2003-04), Ciudad Obregón de México (2004-05), León de México (2005-06), Independiente Santa Fe de Colombia (2006-07), Real Potosí de Bolivia (2007-08), Provincial Osorno de Chile (2008), Jorge Wilsterman de Bolivia (2008), Deportivo Anzoátegui de Venezuela (2009), Sport Boys de Perú (2010), CAI de Comodoro Rivadavia (2011), Racing de Córdoba (2011) y Central Córdoba (2011-12). El Club Atlético Brown, actual casa de Burtovoy, se fundó el 3 de marzo de 1945 y un mes más tarde selló su afiliación a la AFA para debutar en el campeonato de Primera C, categoría donde desarrollaría la mayor parte de su vida futbolística. Entidad orgullo de Adrogué, cabeza de municipio del partido de Almirante Brown, su fecha de nacimiento coincidió con el 88° aniversario del fallecimiento del Almirante Guillermo Brown. Acaba de conseguir el ascenso para participar por primera vez en su historia en la B Nacional. Brown disputó 37 temporadas en Primera C, 16 en Primera B y 14 en Primera D. El Tricolor había logrado su último ascenso a Primera B en el campeonato 1996-97. Burtovoy aseguró que "Brown es una familia feliz; y ahora es como si hubiera tenido trillizos. Yo lo descubrí este año, cuando me abrieron la puerta para que pudiese trabajar y le estoy muy agradecido. Es un club que vive de la misma manera que la ciudad donde está radicado geográficamente: Adrogué es pintoresco, prolijo y con familias tradicionales. Así es Brown. Una cajita de cristal, chica pero impecable. La gente que trabaja en el club y muchos de los futbolistas lo sienten como su casa. Es un sentimiento, no tengo dudas". Sobre aquella comentada noche mágica en Asunción, Burtovoy remarcó: "No la comparo con estas definiciones con Brown. Pero sí reconozco que en mi carrera hubo un antes y un después a partir de aquel partido. Me pasaron cosas insólitas, como futbolistas, árbitros o público, en distintos países, recordándome aquel partido. Es algo gratificante, aunque son recuerdos lindos y simples y nada más. Es un momento especial que podemos tener todos los deportistas, cosas que van sumando y uno se hace cargo. Es lógico que cuando surge una situación similar, uno, conciente o inconcientemente, se acuerde y ahora gracias a Dios me tocó revalidar. Te cuento otra anécdota: cuando llegamos al estadio de Brown para festejar este ascenso se me acercó un señor paraguayo, que está radicado acá, y me contó que estuvo presente en aquel partido en Asunción. Lo tomo con simpleza y alegría". POR GUILLERMO TAGLIAFERRI. CLARÍN.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Grande Burto!!!!!